Blumarine

Blumarine es femineidad, es... Anna Molinari, bautizada la Reina de las Rosas, por su estima hacia esas fascinantes y sensuales flores que captan la imagen comercial de Blumarine.

A lo largo de cuatro décadas, ha dejado su impronta definitiva en el universo del estilo, creando en 1977 la marca Blumarine, que representa la mayor dimensión de posicionamiento e imagen comercial.

En particular, Blumarine es el nombre de la línea principal del grupo que, diseñado por Anna Molinari, constituye su actividad central.

Presentada en 1995 como una línea prêt-à-porter para mujeres jóvenes, Blugirl está inspirada en un romanticismo con toque irónico y festivo. Diseñado por Anna Molinari, expresa un ideal femenino fiel al espíritu de Blumarine y, a la vez, abierto a una reinterpretación creativa.

A lo largo de los años, este estilo siempre coherente se ha convertido en sinónimo de un concepto único de femineidad romántica, elegancia y una sensual delicadeza.

Este estilo singular y reconocible se torna evidente en los cortes y colores de las prendas, en la glamurosa imagen de las campañas publicitarias y en el evocador diseño interior de las tiendas monomarca.

El ícono de la casa es el "Blue V": Blue por Blumarine y V de visón.

El extraordinario éxito del jersey deriva de la creatividad de Anna Molinari, quien supo convertir un cumplido en un acierto de la moda… De hecho, una noche, años atrás, vistió un jersey de cachemira con una bufanda de visón, una combinación que generó elogios durante toda la velada.

Al regresar a casa, se quedó pensando toda la noche en el tema. Y, por la mañana, el Blue V había nacido.

Blumarine Dange-Rose

La nueva fragancia Reina de las Rosas

Dange-Rose es la nueva fragancia de Blumarine que acepta el desafío de la mujer del siglo XXI. Idealista y audaz, considera su belleza como un elemento poco convencional de su personalidad. Sabe cómo expresar un misterioso encanto femenino, ya que emplea su lado masculino para desarticular las limitaciones de significados obsoletos. Es una Rosa de Versalles moderna cuya meta no es la victoria en sí, sino la construcción de una figura femenina que persigue sus sueños manteniéndose bien arraigada en la realidad. Ella realza su entusiasmo por el amor mediante el análisis racional, y sabe derramar lágrimas de alegría y reír ante las adversidades que el mundo le pone delante. Sabe cómo amar a su hombre, porque comprende la forma de mejorar y orientar sus cualidades.